Home

¿Cómo es que a un día triste y frío se le prenden las luces con un apretón de manos, con la llegada de un abrazo o con el sonido de la voz de quien nos hace sentir queridos?

 

¿Qué se fusiona dentro, cuando en medio de tantas frustraciones, apuros y contratiempos alguien nos hace ver el vaso medio lleno y sentimos que no nos hizo falta más que eso para que el aire vuelva a entrar y hasta se nos escape un suspiro de alivio?

 

¿Cómo es que el trayecto entre el comienzo de una línea de espera hasta su final se puede transformar en una peregrinación a encontrarnos con Dios? ¿Qué sucede cuando la caminata apurada al trabajo se transforma en un paseo en el que sentimos la compañía silenciosa de Jesús en el eco de nuestros pasos?

 

Cuando en medio de tanto cemento, ruido, polución, rostros serios y hombros apretados me encuentro mirando el atardecer desde un piso 13, cuando en la sonrisa de un niño se dibuja de regreso la mía, cuando levanto los ojos al cielo para recordar que Dios es mucho más que todo esto, me encuentro con la gracia, con lo trascendente e inexplicable. Ningún otro encuentro podría ser tan afortunado.

 

Y aprendemos que en nuestras transacciones con Dios, recibimos siempre más de lo que damos. Que pueden suceder en cualquier parte y en cualquier lugar.   Y que después de llenarnos de mucho bueno, aún así, nunca estamos en deuda, la situación bursátil siempre es halagüeña y la crisis mundial parece de otro planeta. El balance siempre es positivo en los libros y en los asientos de la GRACIA. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s